Ana Sanjuán — Blog

Menú

Cinco errores que suelen cometer los equipos de trabajo

Que un equipo trabaje de manera coordinada, con confianza, compromiso y buena comunicación es realmente difícil. Que se consiga depende de múltiples factores, tanto internos del propio equipo y de las personas que lo componen, como externos del contexto organizacional en el que se tiene que desarrollar.

El experto en liderazgo Patrick Lencioni desarrolló una teoría que se centra en las características negativas que afectan al trabajo de los equipos y a su rendimiento, con el objetivo de identificarlas y mejorarlas con acciones concretas.

Identificar esos obstáculos nos ayudará a entender cómo podemos mejorar el desempeño del equipo y la satisfacción de las personas que lo componen. Eso sí, requiere una buena dosis de autocrítica, sinceridad y humildad. Y el problema empieza en que no todo el mundo está dispuesto a ello. Si no es tu caso, y quieres mejorar tu papel dentro de un equipo o mejorar el equipo que lideras, te animo a reflexionar sobre estas 5 disfunciones de los equipos:

  1. Falta de confianza. Es la base del equipo, sin ella el trabajo en equipo es imposible. Cuando no hay confianza, los miembros del equipo no están dispuestos a abrirse para dar su opinión o admitir errores. Esa confianza es la que proporciona la seguridad psicológica necesaria para sentirse vulnerable sin temer las repercusiones. Para que se produzca esa confianza es necesario que el equipo se conozca, pero que se conozca de verdad, de manera que se genere un vínculo que proporciona ese tipo de relación.
  2. Temor al conflicto. Cuando hay confianza, los miembros del equipo pueden entablar un debate de ideas sin filtros y de forma constructiva. Desarrollar una comunicación asertiva dentro del equipo es vital.
  3. Falta de compromiso. Cuando los miembros del equipo pueden ofrecer opiniones y debatir ideas, es más probable que se comprometan con las decisiones. Debemos crear un clima en el que los miembros del equipo se sientan satisfechos, seguros y escuchados.
  4. Responsabilidades. Cuando todos están comprometidos con un plan de acción claro, estarán más dispuestos a rendirse cuentas entre unos y otros. Si hay compromiso y comunicación, las personas pueden sentir el proyecto como suyo, serán proactivas y se sentirán responsables de los éxitos y de los fracasos.
  5. Falta de atención a los resultados. El objetivo final de construir mayor confianza, participar en conflictos, comprometerse y responsabilizarse es lograr más resultados. Si el equipo no se siente responsable, las metas colectivas no serán su prioridad.

Mi experiencia con equipos me ha demostrado que la base está en la confianza. Si realmente se trabajase la confianza, la seguridad psicológica, el vínculo y el sentido de pertenencia, todo lo demás sería más fácil.